Logo educarchile

Día Internacional de la Mujer: dar a conocer referentes femeninos es una poderosa herramienta para sumar más niñas a las ciencias

Desde la educación podemos contribuir a eliminar los sesgos de género en ciencias. En Congreso Futuro 2019, conversamos con Sarah Myhre, doctora en Ecología e investigadora en la Universidad de Washington, quien nos da algunas ideas al respecto.

¿Existen diferencias significativas en las habilidades matemáticas y científicas entre niñas y niños? La evidencia internacional y nacional han mostrado que no existen diferencias significativas en las habilidades matemáticas entre niños y niñas pequeñas. De acuerdo con el estudio “Preparando a Chile para la Sociedad del Conocimiento”, publicado por CORFO y Fundación Chile, a los 15 años el desempeño en ciencias y matemáticas de las jóvenes en PISA es similar a sus pares varones.

Sin embargo, sus trayectorias en educación superior alejan a las niñas de las ciencias debido a los sesgos de género dentro del sistema educativo y social, con estereotipos y segregación en la orientación vocacional. De acuerdo a los datos existentes, en Chile, sólo un 27% de quienes desarrollan investigación en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática son mujeres. Se trata de una cifra muy baja, incluso si se compara con países cercanos geográfica y culturalmente, como Argentina y Uruguay. En ellos, la participación femenina en ciencia es superior al 50%

Esta realidad irrumpe en la escuela. Según la OCDE, la confianza que las niñas tienen en sus capacidades matemáticas, es un factor que impacta en su desempeño académico. Según el estudio “El ABC de la equidad de género en Educación”, las niñas se sienten menos confiadas en sus capacidades en comparación con los niños cuando deben resolver problemas matemáticos que incluyen actividades habitualmente asociadas a los hombres, por ejemplo, calcular cuánto combustible se requiere para realizar un determinado trayecto.

Sarah Myhre en Congreso Futuro 2019

A propósito del Día Internacional de la Mujer, nos preguntamos: ¿cómo podemos ayudar a desinstalar estas barreras que dificultan el aprendizaje de las niñas? El ejemplo puede ser una herramienta poderosa. Así lo cree Sarah Myhre, doctora en Ecología e investigadora en la Universidad de Washington, Estados Unidos, quien además es activista feminista.

Sarah Myhre, doctora en Ecología e investigadora en la Universidad de Washington.

En conversación con educarchile durante el Congreso Futuro 2019, Sarah Myhre recuerda que conocer el ejemplo de su tía bióloga marina, fue fundamental para definir su vocación científica. “Gracias a este ejemplo, desde una edad muy temprana supe que las mujeres podrían ser científicas del mar y eso me ayudó a decir ¡Oh, tengo mucho amor e interés por este ámbito y sé que es posible!”.



¿Cual es el vínculo entre la ciencia, las escuelas, los desafíos que enfrentamos en el ámbito medioambiental y la brecha de género?

Las escuelas son unas de las más importantes instituciones en una sociedad libre. Las escuelas secundarias, técnicas y la educación superior son espacios que deben permitir a todos florecer...hombres, mujeres y todos quienes están en el espectro de género y no son binarios, sin importar su identidad. Esa es una de las herramientas fundamentales que construimos como sociedades democráticas, en el sentido que ayudan a desarrollar ciudadanos que tengan la capacidad para votar en su propio interés.


¿Cómo observas, desde tu experiencia y conocimiento, la brecha de género en las escuelas?

La brecha comienza desde bien temprana edad, incluso antes de la escuela, en el hogar. A menudo, los sistemas discriminatorios y patriarcales se originan en los hogares, donde las niñas son formadas para un determinado esquema familiar y esto es magnificado por el sistema escolar, donde ellas tienen un espectro bastante estrecho y limitado de oportunidades para acceder a aquellas profesiones y oficios que están asignadas a las mujeres, como aquellas de cuidado y apoyo. Obviamente, profesiones como enfermería y educación de párvulos están dominadas por mujeres, mientras que ciencias, ingeniería y matemática están más dominadas por hombres.


¿Crees que esta situación está cambiando en la actualidad?

La lucha ha sido larga. Esto no se trata sólo de tener una mejor educación, se trata de justicia y equidad como sociedad. Los temas de los que estamos hablando trascienden lo que ocurre en la sala de clases y tocan quiénes somos como personas y qué tipo de sociedad queremos. Yo veo signos brillantes de esperanza. Veo atención y valoración puesta en mujeres científicas. Veo las voces de las mujeres científicas elevadas a un lugar donde pueden ser consideradas al mismo nivel que sus colegas hombres. Por supuesto, no estamos en un lugar de en que tengamos equidad, estamos en el principio de una lucha muy larga.


¿Cómo nos aseguramos que desde la educación se tomen acciones que ayuden a promover una mayor cercanía de las mujeres a la ciencia?

Primero, las salas de clases deben ser ambientes seguros donde las niñas y mujeres se sientan seguras. Lo mismo debe ocurrir en el mundo académico. Sabemos que el área de las ciencias tiene las tasas más altas de acoso sexual y de género que cualquier otro campo, seguida sólo por el mundo militar.


El acoso sexual a científicas y estudiantes reduce la equidad en el trabajo científico, dado que crea ambientes donde el brillo de algunas es aplastado, mientras la mediocridad de otros es elevada. Esto tiene que ver con los derechos de las mujeres, y además se relaciona con la salud de estas instituciones, que debe mejorar en el futuro. También, tiene que ver con la equidad de nuestra democracia.


Si pudieras darle un consejo a los docentes para que puedan motivar a sus estudiantes mujeres con las ciencias, ¿qué les recomendarías?

Les recomendaría buscar ejemplos de mujeres en ingeniería, medicina y ciencia y enseñar sobre la historia de esas mujeres, porque lo que ves lo puedes ser. Por lo tanto, en lugar de forzar a mujeres jóvenes y no binarias a entrar a espacios donde no tienen un ejemplo, hay que ayudarlas encontrando ejemplos. Hay estrellas brillantes que compartir con ellas.

información técnica

Fecha de modificación
08-mar-2019
Descripción breve
Desde la educación podemos contribuir a eliminar los sesgos de género en ciencias. En Congreso Futuro 2019, conversamos con Sarah Myhre, doctora en Ecología e investigadora en la Universidad de Washington, quien nos da algunas ideas al respecto.
Idioma
Español (ES)
Autor
educarchile
Clasificación Curricular
Nivel
Sector
Núcleo / Eje de aprendizaje
NO APLICA
NO APLICA
NO APLICA